Calle 14: Patricia Neal

Patricia Neal

4
  • 09 agosto 2010
  • Retroclásica
  • Patricia Neal y Roald Dahl

    Hace muchos años vi en la televisión un telefilm-biopic protagonizado por Glenda Jackson y Dirk Bogarde. Ella hacía el papel de Patricia Neal y él el de su marido, Roald Dahl. La historia se centraba en un episodio fundamental de la vida de la actriz y el escritor. Estando embarazada de su quinto hijo, con treinta y nueve años, sufrió una serie de ictus que la dejó en coma durante tres semanas. Sufrió una intervención a vida o muerte y salió del coma, dio a luz con total normalidad y a partir de ahí se inició un proceso en el que la perseverancia de Dahl, que la ayudó a recuperarse física y psíquicamente, tuvo un papel fundamental. Neal aprendió a andar, a hablar, a leer y escribir de nuevo, gracias a su abnegado esposo.

    La película me impactó y no olvidé la historia. Después fui descubriendo poco a poco las películas en que la actriz había trabajado. Elegantísima benefactora de George Peppard en Breakfast at Tiffany's. Un ser humano en quien confiar en The day the earth stood still. Su papel en The fountainhead, que se prolongó fuera de la pantalla con un tórrido romance con su coprotagonista, Gary Cooper, y que derivó en una gran crisis personal tras la ruptura.

    Después averigüé que esa tragedia que me había llegado dramatizada a través de un digno telefilm era sólo la gota que colmó el vaso de su vida personal. Su hijo Theo fue gravemente golpeado por un taxi. Su hija Olivia murió a los siete años de sarampión. Sin embargo, la propia Neal apuntaba que había salido adelante porque era, ante todo, terca.

    La actriz tardó pocos años en volver a pisar un escenario o un plató, convirtiéndose en una abanderada de las enfermedades cerebrales*, como ejemplo de recuperación y superación. Le ofrecieron el papel de Mrs. Robinson en The Graduate, que rechazó porque todavía no se sentía del todo preparada. Sin embargo, poco tiempo más tarde se hizo acreedora de una nominación al Oscar por su papel en The subject was roses.

    Neal ya había ganado un Oscar por su papel en Hud, pero también ha cosechado otros premios, como el Tony de teatro. De hecho, fue la Kate Keller the The miracle worker en el teatro, y sobre las tablas interpretó varias obras de Lillian Helman quien, precisamente, fue quien le presentó al prestigioso autor de literatura infantil Roald Dahl, con quien estuvo casada treinta años, rompiéndose su relación cuando Neal descubrió que le estaba siendo infiel con una de sus amigas.

    Haciendo gala de una fuerza de voluntad ferrea, Neal alternó teatro, televisión y algo de cine en sus últimos años, participando de una de las últimas películas de Robert Altman, Cookie's fortune.

    Patricia Neal murió el pasado domingo 8 de agosto en su casa de Martha's Vyneard, agotando una prórroga de más de cuarenta años de vida.

    *Fanny Brice es socia de ATECE Gipuzkoa http://www.featece.org/

    4 comentarios de texto:

    1. Begoña Eguiluz dijo...
    2. A veces los actores o actrices "se salen de la pantalla" y nos muestran su rostro real...¡menudas desilusiones he sentido! Sin embargo, ocasionalmente, nos dan la sensación de que el mejor papel que han interpretado ha sido el que han desarrollado en su vida personal. Así patricia Neal. Un aplauso largo por ella!!
      Gracias por recordárnoslo!!

    3. Fanny Brice dijo...
    4. Yo también he sentido grandes desilusiones y, a la vez, he hecho mis descubrimientos. A Patricia Neal la descubrí como lo cuento aquí, antes de percatarme que fuera actriz, ya la conocía en su faceta de gran luchadora.

    5. Bargalloneta dijo...
    6. Patricia Neal no era una sex symbol ni una de las actrices más cotizadas de Hollywwod de su época, pero sin lugar a dudas , mi admiración por ella creció cuando hace mucho tiempo me enteré de su vida y de como quedó después del ictus que sufriera y de como su perseverancia hizo que volviera a trabajar...Siempre he pensado que el manantial es uno de sus mejores trabajos...ahora la he conocido un poco más gracias a ti... creo que hubiera sido una gran Mrs Robinson pero tuvo a una gran sucesora....
      un beso

    7. Fanny Brice dijo...
    8. Lo dicho, Bargatú. Creo que en nuestra generación llegamos a conocerla antes gracias a Glenda Jackson que a los trabajos de la propia Neal. Eso nos condicionó. Después descubrimos que era ella la "protectora" de George Peppard en Desayuno con diamantes y empezamos a tirar del hilo, ¿verdad?

     
    Copyright 2010 Calle 14