Calle 14: Si la cosa funciona

Si la cosa funciona

7
  • 24 noviembre 2009
  • Retroclásica

  • Con el otoño vuelve la rutina, el curso escolar. En los últimos meses había dejado de ir al cine, por lo que he ido recuperando las películas de estreno en casa, según iban saliendo en DVD. Así, he podido disfrutar de La duda, Milk y El curioso caso de Benjamin Button, entre otras, sin surround palomitero ni banda de cotorras comentando cada detalle de la película. Y como no debo dejar que tales minucias me aparten de las butacas de mi cine favorito, he trasladado mis sesiones al miércoles y al viernes por la tarde (cosa que no es garantía de una sesión tranquila de sonido nítido).

    Así que al menos he podido disfrutar, entre otras del montón, de un par de buenas películas: el retorno de Woody Allen a Manhattan con Si la cosa funciona, y otra excelente obra de Campanella, El secreto de sus ojos. También ha comenzado un nuevo ciclo de Nosferatu dedicado al thriller norteamericano de los años setenta, lo que nos ha permitido ver, por ahora, la espléndida Bullit de Peter Yates y El detective, de Gordon Douglas. La cita semanal, cada miércoles, nos da la oportunidad de ver mañana en pantalla grande Shaft (1971), de Gordon Parks.



    Si la cosa funciona es una comedia ácida e irónica que trata sobre las obsesiones habituales de Allen, pero dando otra vuelta de tuerca al amor, la muerte, el sexo y Dios, entre otras cosas. El primer acierto es su nuevo álter-ego, Larry David, guionista de Seinfield, que hereda los tics, las gafas, la hipocondria y el desdén por lo vulgar y cateto de los antológicos protagonistas de Manhattan, Annie Hall o Delitos y faltas. Como siempre, la película se sostiene sobre un guión ingenioso, de frases brillantes, poblado por unos personajes que contribuyen sin florituras a tejer la comedia que, desde la primera secuencia, no se anda con rodeos y se dirige directamente al espectador, quien casi acepta con naturalidad verse incluído en el saco de idiotas y gusanos del mundo que rodea a Boris Yellnikoff (Larry David), en el cual, sin desearlo, se cuela una pueblerina de la América profunda, Melodie (Evan Rachel Wood), escapada de su familia y educación puritana con la intención de disfrutar de la vida siendo una pecadora. Melodie cumple con todas las premisas del prototipo de gusano idiota e ignorante con el que Boris jamás se codearía y éste no tiene ningún problema en insultarla a la cara, y es quizá esa ingenua, humilde y sincera aceptación de lo que es y deja de ser lo que, en el fondo, provoca que la chica sureña encaje como un guante en la vida y el hogar de Boris. Tanto que, con el tiempo, empieza a pensar y opinar como Boris. Hay dos momentos claves (e hilarantes) en el desarrollo de la película, la llegada de la madre puritana y, más tarde, la del padre, en busca de la hija perdida, aunque más bien lo que hacen es encontrarse a sí mismos y someterse a esa profunda reconversión que sólo el cosmopolita Manhattan puede provocar en los catetos pueblerinos...

    La visión irónica de Allen reporta una colección de chistes muy sutiles e inteligentes, no sólo verbales, sino también visuales y conceptuales. Algo de lo que no fue capaz en sus últimas películas europeas (con la excepción de la brillante Match Point), y es que quizá Allen se siente más capaz de reírse en su tierra, por reírse de sí mismo sin complejos. O porque quizá respeta demasiado a sus fans europeos, quién sabe. El caso es que Woody ha vuelto a Manhattan y, con ello, a crear comedia pura, inteligente y sin complejos.

    7 comentarios de texto:

    1. mar dijo...
    2. tenía muchas ganas de verla... y ahora aún más...

      un abrazo!

    3. Belén dijo...
    4. A mi me gustó mucho si señor!

      Besicos

    5. Mandalas, Espacio Abierto dijo...
    6. Tengo una relación extraña con Woody Allen. La película suya que más me gusta es "Misterioso asesinato en Manhattan". Al leer tu reseña sobre esta nueva película dan ganas de verla. Así que algo habrá que hacer...

      Besotes

    7. Bargalloneta dijo...
    8. Sin lugar a duda este Allen de vuelta a Manhattan es de lo mejor de los últimos años, coincido contigo en que Match Point es su última obra maestra, aunque a mi nunca me decepciona si que habia bajado el ritmo con los últimos trabajos...
      Disfruta de tu tarde de hoy...
      un abrazo darling!

    9. Fanny Brice dijo...
    10. @Mar: Hay gente que no soporta a Allen y ese prejuicio les hace perderse grandes películas. No conozco a nadie que haya visto esta última y haya salido decepcionado. Saludos...

      @Belén: No esperaba menos de tí, maña. Besicos.

      @Mandalas: Misterioso asesinato en Manhattan es una película muy divertida y entretenida, pero no es de las mejores. En esa misma linea están otras muy divertidas, "Desmontando a Harry" y "La maldición del escorpión de Jade". Para entenderle, es imprescindible ver todo lo que ha hecho en Manhattan. Yo de lo que más me desmarco es de productos como Bananas.

      @Bargalloneta: A mí no me disgustó V.C.Barcelona, pero es de lo peor que ha hecho Allen; muy floja, como de encargo y forzada. Match Point es una obra maestra, revisada con otro prisma (y menos fortuna) en Scoop, que no deja de ser entretenida. Petonets.

    11. jordicine dijo...
    12. A mí me gustó mucho, la verdad. Vuelve al 'pasado'. De las que comentas también me impactaron 'La duda' (hasta donde pueden llegar los rumores) y 'Milk' (lucgar por algo en lo que crees). La de Brad Pitt no me gustó tanto, aunque hay que reconocer que es una buena película. Un beso.

    13. Fanny Brice dijo...
    14. @jordi: en los últimos tiempos he decidido que lo que más me gusta ver en el cine es lo que me hace reír, o lo que me entretiene, o lo que me emociona. Me quedo, también, con Gran Torino, y en casa estoy revisando las películas de Harry Callaham, Harry el Sucio... A mí sí me gustó "Benjamin Button", desconocía ese relato de Scott Fitzgerald, pero es el tipo de historias que siempre me han despertado curiosidad. Y la de Allen, primero divierte, y después, si quieres, te hace reflexionar. Petonets!

     
    Copyright 2010 Calle 14