Calle 14: Instantes y vidas que mandan

Instantes y vidas que mandan

7
  • 16 octubre 2008
  • Retroclásica

  • Ayer envié un mensaje a todos mis contactos alertando de la existencia, en un lugar recóndito de los rayos catódicos, de una pequeña joya documental. Quizá me dejé llevar por el entusiasmo y, quien efectivamente se ocupara de esperar a verla o grabarla, después me diga, vaya, no era para tanto. Es posible que la vida de una burguesa rica durante gran parte del siglo XX no despierte interés, es verdad que a veces resulta hasta obsceno verla rodeada de comodidades en una época de problemas, hambre y carencias. Pero realmente no se trataba de observar todo eso, sino de lo que ella observaba y privilegiadamente atesoraba.

    Pensemos: in illo tempore ni viajar, ni fotografiar, ni rodar la realidad (demasiado feliz para ser realidad) estaba al alcance de cualquiera. Puede que hoy, especialmente la gente joven, desprecie estos detalles. La vida digital ha puesto a nuestro alcance todo esto y más, y viajar se ha democratizado. Ver a Madronita Andreu entre los rascacielos de Nueva York o en camello por el desierto es una imagen mucho más exótica; viajar entonces era una aventura, algo en lo que se invertía mucho dinero y, sobre todo, tiempo. Lo bonito fue que ella misma era consciente de la necesidad de guardar todo eso a sabiendas de que era un mundo cambiante que, al irse ella, no retornaría. Lo suyo era un anticiparse a todas las modernidades, una mujer cámara en mano diciendo a todo el mundo qué hacer, hacia dónde moverse, cómo posar ante su tomavistas (no sé cuántos años hacía que no utilizaba este término). Además, su lente iba registrando todas las etapas de su vida: la única imagen que existe de su padre, el famoso Doctor Andreu, acaudalado industrial dueño de medio Tibidabo, sus dos matrimonios, sus hijos...

    Su madre era hermana del pintor Francisco Miralles. En un ambiente artístico e intelectual, Madronita, desde muy joven, se interesó por la fotografía, después por el cine, y acumuló material rodado en su entorno familiar y social, primero con una cámara de 8mm y más tarde con otra de 16mm, con la que demostró buenas maneras, talento y mucha intuición. Más de 900 bobinas de película en 16mm, depositadas en la filmoteca catalana, son la fuente de esta recopilación que es Un instante en la vida ajena, un documental donde se resume de forma brillante una época que ha quedado atrás definitivamente, dirigido por José Luis López-Linares en 2003, merecedor de un Goya a la mejor película documental. Pese a estar editada en DVD, es difícil de encontrar, pero ayer al menos se emitió en La 2, con lo que nos quedó la oportunidad de grabarla y guardarla como un pequeño tesoro.

    La dosis semanal de David Lean: preciosa copia de This happy breed (La vida manda, 1944), en la que a ratos (especialmente al principio) hay algo que recuerda al cine de Frank Capra, quizá esa primera secuencia de la llegada de la familia a la casa, con la abuela, la tía, el gato, cada personaje como llegado de un planeta diferente es, manteniendo las distancias, algo que recuerda ligeramente a esa atmósfera medio loca de You can't take it with you (Vive como quieras, 1938). Obviamente, la historia va por otros derroteros e inclina la balanza más hacia lo trágico que hacia lo cómico, aunque reconozcamos que hasta el título tiene más aspecto de ser de Capra que de Lean. [Nota a mí misma: qué grande es Capra. Programaré una retrospectiva doméstica].

    7 comentarios de texto:

    1. Jose Mendiola dijo...
    2. Me encanta cómo te ha quedado el blog, chulísima la cabecera;)

    3. Fanny Brice dijo...
    4. Gracias, viniendo de un blogmaster como tú, es todo un elogio... Todavía hay que mejorar un poco más.

    5. Iván Payá dijo...
    6. En mi próxima vida quiero tener tiempo, mucho tiempo, para poder ver documentales como el que recomendaste...
      Besos desde Galiza!!

    7. Fanny Brice dijo...
    8. Ivánnnnn... Otro septiembre si verte. Yo también quiero más tiempo. Besos donostiarras.

    9. Bargalloneta dijo...
    10. Yo fui una de las avisadas para ver el documental ... cuando lo comenté con Fanny Brice le dije que yo ya lo habia visto cuando se estrenó, en catalán , y me pareció una vida muy interesante. El jueves no la pude recuperar pero iba recordando el documental a medida que iba leyendo tu post.
      En cuanto a la película semanal de Lean, sigo diciendote que te tengo envidia por todos estos clásicos que estás recuperando y que si decides hacer esa retrospectiva clásica doméstica de Capra en casa, hazlo en un fin de semana y me tienes allí.
      un beso

    11. Fanny Brice dijo...
    12. Bargalló, seguro que por esos lares tienes retrospectivas, revivals y muchas más cosas que los humildes provincianos del norte, jajajaja. Hecho, cuando vengas por aquí tendrás que escoger títulos.

    13. Anónimo dijo...
    14. ¿Alguien puede indicarme cómo poder ver este documental?. Llevo años tras de él y aún no lo he conseguido.

      Gracias, un saludo.

     
    Copyright 2010 Calle 14