Calle 14: Todo Lubitsch (I)

Todo Lubitsch (I)

4
  • 01 octubre 2006
  • Retroclásica

  • Es inútil, si ya a diario me parece dificilísimo mantener una bitácora, durante el festival es imposible intentarlo. Aunque hay gente que es capaz de hacerlo trabajando tanto como yo. Os recomiendo las crónicas de mi amigo Iván desde el festival, visto por un zaragozano que también trabaja a destajo en esto del cine. Me encantan su visión de mi ciudad y sus relatos de cuanto ocurre dentro y fuera del cine.

    Por mi parte, cualquier intento de contar el día a día ha sido en vano, y ahora tampoco me voy a poner a hacer un recuento de cuanto he visto. Después de un rato de bici, otro de playa y otro de siesta, por fin puedo pensar en los diez días precedentes y hacer balance. Una restrospectiva estupenda pero un esfuerzo muy grande; algunas actividades añadidas dentro de la retrospectiva y un catarro incontrolable han hecho que lleve una semana entera luchando con los coletazos del verano, con el aire acondicionado de las salas y con el cansancio.

    La filmografía de Lubitsch se divide dos veces en dos: el cine mudo y el cine sonoro, por un lado; y la faceta alemana y la americana por otro. Lo que todos hemos podido conocer gracias al video y la televisión es el cine sonoro en la etapa americana. Así, quién no ha visto "To be or not to be" ("Ser o no ser"), "Ninotchka" o "The shop around the corner" ("El bazar de las sorpresas"). La primera, por cierto, recién reeditada en DVD, aunque la copia digitalizada no sea precisamente una maravilla (es lo que pasa con esas ediciones de baratillo). En mi videoclub habitual la copia estaba retirada de la estantería, aunque si una la pedía se la bajaban del almacén. No sé si con la retrospectiva la habrán recolocado en su estupenda sección de clásicos.

    En la web de una conocida cadena internacional asentada hasta en Donostia, sólo aparece este título reeditado y "That uncertain feeling" ("Lo que piensan las mujeres", curiosa versión del título en español), que hace tiempo que habita en mi videoteca y que si ya me parecía flojita, ahora me lo parece mucho más. En el videoclub también está "Cluny Brown" (de la que me quedo con el pequeñísimo pero divertido papel de la madre del farmacéutico). Y en Amazon.com pueden encontrarse otros títulos, de hecho hace tiempo que tengo la edición americana de "The shop around the corner", mi Lubitsch favorito.

    Y poco más a nuestro alcance digital. Una pena. Me muero por una copia de "Bluebeard's eighth wife" ("La octava mujer de Barbazul"), que la tenía vista hace siglos por la tele pero que la vi como si fuera completamente nueva hace sólo dos días. Al menos puedo encargarme la última que vi ayer, "Heaven can wait" (no voy a dar el título en español, porque me parece una faena), que no tiene desperdicio aunque termine siendo excesivamente sentimental.

    En mi ranking, mención especial para "If I had a million" ("Si tuviera un millón"), una colección de historias en la que Lubitsch aporta la más breve, gráfica e irónica, "The clerck" ("El oficinista").

    Y hasta aquí puedo contar hoy. Prometo contar más.

    4 comentarios de texto:

    1. Martin Pawley dijo...
    2. A Dios pongo por testigo que el año próximo voy a hacerle un marcaje estricto a la retrospectiva clásica. ¿George Cukor? ¿William Wyler? ¿Jean Renoir, quizá? ¿Y qué me dice de Max Ophuls?

    3. Fanny Brice dijo...
    4. Ay, si de mí dependiera... sería Cukor, of course. Mmmm... es el momento de ver esa copia americana que tengo de WOMEN :-)

    5. Iván Payá dijo...
    6. Fanny, hija, no sabes cómo agradezco tus piropos, pero he de dar yo mi versión de todo esto. Yo no tengo (por el momento) un curro fijo como tú el resto del año, por lo que vengo fresquito fresquito al festi y me puedo permitir el dormir poquito cada noche. No tengo que hacer de cicerone de la hija y la nieta del director homenajeado después de los pases como tú. Me hospedo en un hotel, me hacen la cama y la comida, no tengo que hacer tareas del hogar o cotidianas. Sólo ducharme y vestirme. No sufro el agotamiento mental de llevar mil temas con respecto a la organización como tú haces. Yo me limito a llegar a las pelis, las veo, le doy al botón y prou. No tengo que redactar informes después de cada jornada. Y así, suma y sigue...

      Con esto quiero decir que lo tengo mucho más fácil que tú para poder escribir en el blog a diario. De hecho, si lo hicieras, me parecería que eres una super-woman. Y aunque te falte poco, no lo eres, jejeje...

      Me pongan una retrospectiva de Dreyer, por favor (sí, soy lo peor, lo sé, pero soy capaz de tragármelas todas).

      Muchos besos y gracias de nuevo, amiguitaaa!!

    7. Martin Pawley dijo...
    8. Una retrospectiva de Dreyer sería magnífica (y no muy larga, además).

     
    Copyright 2010 Calle 14